La importancia de creer en un@ mism@.

10494649_631828516925131_8323802694115815515_nLuego del triunfo de Argentina frente a Holanda, en la Semifinal de Brasil 2014, lo logrado por Sergio “Chuiquito” Romero (atajó 2 penales) dió que hablar y entre ello está lo manifestado por él mismo “Me tenía confianza y se nos dió.”.

Esas 7 palabras tienen que ver con el “creer en uno mismo”, y precisamente el creer eleva nuestro talento. Tal como lo menciona John Maxwell en su libro “El talento no es suficiente.”, “Para la mayoría de las personas; el primero y más grande obstáculo hacia el éxito es creer en sí mismas.

Una vez que descubrimos cuál es nuestra mejor área (el área en donde nos sentimos más preparad@s) lo que nos limita no es la falta de talento sino la falta de confianza en nosotr@s mism@s, lo cual es una limitación autoimpuesta o fruto del lenguaje de otros que nos etiquetaron como “no estás a la altura de las circunstancias”. Y no creer en un@ mism@ funciona como un techo sobre el talento. Sin embargo, cuando creemos en nosotr@s mim@s liberamos un poder y recursos que inmediatamente nos lleva a un nivel más alto. Tu potencial es una imagen de lo que puedes convertirte. Creer te ayuda a ver la imagen y alcanzarla.

¿Cómo te ves?

espejos-deformantes-P171394¿Crees en tu potencial? Tu potencial es la imagen de lo que puedes convertirte. Pues con frecuencia vemos lo que somos y no lo que podríamos llegar a ser.

¿Crees en ti mism@? Una cosa es creer que uno tiene un potencial notable y otra cosa es tener la suficiente fe en un@ mism@ como para pensar que un@ puede lograrlo.

¿Crees en tu misión? Para elevar nuestro talento es imprescindible creer en lo que estamos haciendo. De hecho, cuando las posibilidades están en contra tuya para lograr lo que deseeas, la confianza en ti mism@ te ayudará a lograrlo.

Recuerda que creer en tu misión te capacitará porque evaluarás lo que estás haciendo; y te estimulará y ampliará tu perspectiva porque un día estarás haciendo lo que alguna vez consideraste imposible.

¿Somos sociedades melancólicas?

En varias oportunidades escuché decir “Esa persona vive sonriendo, pareciera ser que no tiene problemas.” Analizando dicha expresión podríamos concluir en que al parecer “problema” y “sonrisa” son conceptos opuestos.

En relación a lo mencionado, traigo una pregunta que Gonzalo Pajares, periodista del portal de noticias peru21.com le hizo a la reconocida psicóloga chilena Pilar Sordo en una nota titualada “Ser feliz es más facil si antes se ha sufrido”, publicada el martes 24 de septiembre de 2013:

incertidumbre

“¿Somos sociedades melancólicas” pregunta Pajares, a lo cual Sordo responde “Absolutamente. En nuestros países, la falta de frecuencia de la sonrisa es muy alta; tenemos serios problemas para conectarnos con la felicidad y con la posibilidad de hacernos cargos del disfrute en sí mismo.” Y menciona en otra respuesta de la misma nota que para cambiar nuestra perspectiva del dolor, la felicidad “(…) debe dejar de ser algo anhelado, buscado y pasar a ser algo que implique una decisión.” Sordo responde en base a una investigación la cual muestra tres cosas: “1. La felicidad es una decisión de la que uno debe hacerse cargo, y esta decisión hay que tomarla a pesar de los problemas que se pueda tener en el alma. 2. Para tomar la decisión de ser feliz, uno debe ser agradecido… sobre todo hacia aquellos pequeños privilegios. 3. Uno debe inspirarse en lo que tiene y no en lo que nos hace falta; tod@s tenemos carencias, a tod@s nos hace falta algo. Y si reunimos estos tres aspectos y le sumamos la fuerza de voluntad -y nos hacemos cargo de nuestro protagonismo histórico-, entonces podremos se felices.”

Es cierto también que el contexto y las relaciones posibilitan u obstaculizan en cierta medida las posibilidades. Sintoma_una_sonrisa_1 embargo, siempre hay una posibilidad en lo incierto del devenir.

¿Cómo te comportas frente al cambio?

Siguiendo a Kenneth Blanchard, (nacido el 6 de mayo 1939) escritor estadounidense y experto en management, les propongo analizar resumidamente la narración de la historia de ¿Quién se ha llevado mi Queso? La misma es una narración sobre el cambio que tiene lugar en un laberinto, donde cuatro divertidos personajes buscan el “Queso”, siendo ese queso una metáfora de lo que deseamos tener en la vida, ya sea un puesto de trabajo, una relación, dinero, una casa grande, libertad, salud, reconocimiento, paz espiritual, o incluso, una actividad como correr o jugar al golf.

Cada uno de nosotros tiene su propia idea de lo que es el Queso, y nos esforzamos por encontrarlo porque estamos convencidos de que nos hará felices. Si lo conseguimos, a menudo nos vinculamos a él. Y si lo perdemos, o nos lo arrebatan, podemos pasar por una experiencia traumática.

El “laberinto” de la narración representa aquí el tiempo que cada un@ de nosotr@s dedica a buscar lo que desea. Puede ser la empresa u organización donde se trabaja, la comunidad en la que se vive o las relaciones que se tienen en la vida.

Para ver el video en línea HACER CLIC AQUÍ.

¿Actúas como Fisgón, que fisgonea y detecta pronto el cambio?

¿Actúas como Escurridizo, que se apresura hacia la acción?

¿Actúas como Hem, que se niega y se resiste al cambio, por temor a que conduzca a algo peor?

¿O actúas como Haw, que aprende a adaptarse a tiempo, en cuanto comprende que el cambio puede conducir a algo mejor?

preparado-para-el-cambio

Estigma, autoestigma y antiestigma

Originalmente publicado en neurociencia neurocultura:

masoquismo1

¿Fatalidad u ornamento?

El término “estigma” fue acuñado en 1963 por el sociólogo Erving Goffman cuyas ideas han tenido una enorme repercusión en la psiquiatría moderna, cabe recordar que fue Goffman precisamente el que llamó la atención en su libro de culto “Internados” sobre los efectos dañinos de las instituciones totales sobre los individuos y de cómo los cuarteles, asilos, internados, hospitales, orfanatos o manicomios ejercían una presión normativizante sobre los internos generando nuevas patologías sobreañadidas a las que presentaban los individuos antes de su internamiento en esos lugares y que de alguna forma propició en los años 70 el desmantelamiento de estos siniestros entornos y su sustitución -cuando fue posible- por estructuras comunitarias diseñadas a escala humana.

Ver original 1.984 palabras más

Redescubramos nuestro descuidado sentido: la piel…

Para bajar este post a tu PC  HACÉ CLIC AQUÍ.

caricias-dibujando-periodistasNuestro mundo occidental, nos dice Ashley Montagu en su libro “El Tacto: la importancia de la piel en las relaciones humanas”, (2004), depende principalmente de los “sentidos de distancia”, la vista y el oído; de los “sentidos de proximidad”, el gusto, el olfato y el tacto, ha vetado considerablemente al último. La creciente sofisticación y el alejamiento de los otros nos ha llevado a confiar excesivamente en la comunicación verbal, hasta el punto de casi excluir de la experiencia el universo de la comunicación no verbal. Los lenguajes de los sentidos, en los que todo estamos moldeados socialmente, amplían nuestra apreciación y profundizan nuestra comprensión de los otros y del mundo que habitamos. De entre tales lenguajes, el tacto ocupa un lugar destacado.

Y tal como nos menciona J. Lionel Tayler en su libro “The Stages of Human Life” (1921:157), “El mayor sentido de nuestro cuerpo es el sentido del tacto. Es probablemente el principal sentido en los procesos de dormir y despertar; nos proporciona el conocimiento de la profundidad o el grosor y la forma; sentimos, amamos y odiamos, se nos ofende y se nos conmueve mediante los corpúsculos del tacto de nuestra piel.”

La piel, menciona Montagu, es el caparazón flexible continuo de nuestro cuerpo, nos cubre por completo, como una capa. Es el más antiguo y el más sensible de nuestros órganos, nuestro primer medio de comunicación y nuestro protector más eficaz. Todo el cuerpo está cubierto de piel. Incluso la córnea transparente del ojo está recubierta de una capa de piel modificada. Y en la evolución de los sentidos el tacto fue, sin duda, el primero en existir. El tacto es el padre de nuestros ojos, oídos, nariz y boca. Quizá sea, junto con el cerebro, el más importante de nuestros sistemas orgánicos. El sentido más íntimamente asociado con la piel, el tacto, es el primero que se desarrolla en el embrión humano.

Y lo que respecta al área superficial de la piel, ésta posee un gran número de receptores sensoriales que reciben estímulos de calor, frío, tacto, presión y dolor. Una porción de piel del tamaño de una pequeña moneda contiene más de tres millones de células, de 100 a 340 glándulas sudoríparas (regulan la temperatura), 50 terminaciones nerviosas y 1 metro de vasos sanguíneos. Se ha estimado que en unos 50 receptores por cada 100 milímetros², un total de 640.000 receptores sensoriales.

Las funciones de la piel son numerosas entre las que podemos citar lo siguiente:

  1. es la base de los receptores sensoriales, sede de los más delicado de los sentidos, el tacto;
  2. funciona como organizadora, fuente de información y procesador;
  3. es mediadora de sensaciones;
  4. actúa como barrera entre el organismo y el entorno;
  5. es una fuente inmunológica de hormonas para la diferenciación protectora de células;
  6. protegen las partes subyacentes de agresiones de radiación y mecánicas;
  7. actúa como barrera ante materiales tóxicos y organismos extraños;
  8. desempeña una función principal en la regulación de la tensión y el flujo sanguíneo;
  9. regula la temperatura;

Pero por sobre todas las cosas, la piel es el espejo del funcionamiento del organismo: su color, textura, hidratación, sequedad y otros aspectos refleja nuestro estado, tanto psicológico como fisiológico. El miedo nos hace palidecer y nos ruborizamos de vergüenza, nuestra piel cosquillea de excitación y se paraliza tras una conmoción; es el espejo de nuestras pasiones y emociones.

Un ser humano puede vivir a pesar de ser ciego, sordo y carecer de los sentidos del gusto y del olfato, pero le es imposible sobrevivir sin las funciones que desempeña la piel. Entre esas funciones primordiales está la de recibir las caricias que constituyen uno de los caminos para lograr la autorrealización personal, a través de relaciones satisfactorias y equilibradas, ya que forman parte de la comunicación con nuestros semejantes.

tumblr_muc1zjMY7p1shxufdo1_500

 

 

 

Sonríe que te fortalecerás y serás más productiv@…

Sonreír disminuye la presión sanguínea y el estrés, y fortalece nuestro sistema inmunológico y aumenta nuestra creatividad y productividad.

Para bajar este post a tu PC HACÉ CLIC AQUÍ.

sonrisa-perro-feliz

Sonreir disminuye la frecuencia cardíaca: y ello debido al grado de relajación del cuerpo, las personas que sonríen con más frecuencia son menos propensas a sufrir un ataque al corazón, esto se debe a que el corazón trabaja sin esfuerzo reduciendo la presión sanguínea temporalmente. Así mismo, sonreír reduce el estrés, fortalece el sistema inmune y previene la depresión, pues al liberar endorfinas y serotonina, se alcanza un alivio a la tensión originada por las hormonas del estrés, por supuesto, nos hace más longevos mejorando el carácter y el estado de ánimo.

Sonreir disminuye el dolor: esto debido a que las endorfinas también actúan como analgésicos naturales, además de distraer nuestra atención hacia estados mentales más agradables. Cuando estamos enojados, doloridos o estresados, nuestra percepción se reduce, centrándonos sólo en lo negativo. Sonreír en cambio, promueve que miremos más allá de nuestras limitaciones y nos hace abrir nuestra mente, nuestra percepción y contactar con el subconsciente, lo que se traduce en aumento de la atención.

Aumenta la creatividad y la productividad: pues cuando somos motivados por una idea positiva, reconocimiento, o una imagen conmovedora, nuestra mente se comporta más creativa, impulsando nuestros niveles de productividad e incluso ayudando a realizar varias tareas el mismo tiempo. Cuando estos agentes externos no existan, intenta conectarte con algún recuerdo, imagen o sentimiento para producir una sonrisa. La retroalimentación de estos dos ejercicios se ve claramente en nuestra salud mental.

Decimo-Mural-Accion-Poetica-Esperanza-5

FUENTE: http://www.otramedicina.imujer.com

¿Qué sucede cuando abrazas a esa persona que te agrada?

abrazo_21

Para bajar este post a tu PC HACÉ CLIC AQUÍ.

Cuando abrazamos a una persona que nos agrada:

  • Se disminuyen los niveles de estrés.
  • Experimentamos seguridad y protección.
  • Se trasmite buena energía a través del tacto.
  • Nuestro estado anímico se nivela en su punto más satisfactorio.
  • Se regula nuestra presión arterial.
  • Mejoramos nuestra memoria.

Pues al abrazar, se libera la hormona llamada Oxitocina, relacionada con el placer y las relaciones emocionales. Es una hormona relacionada con los patrones sexuales y con la conducta maternal y paternal que actúa también como neurotransmisor en el cerebro.

Por el contrario, si el contacto se produce con personas que nos desagradan, y por las cuales no sentimos ningún tipo de afecto, nuestro cuerpo reacciona con los síntomas contrarios a los que nombramos como beneficios. Es decir, al abrazar a quien no queremos, sucede lo siguiente:

  • Desequilibrio total del organismo.
  • Se aumentan los niveles de estrés y ansiedad.
  • La presión arterial aumenta.
  • Experimentamos miedo o incomodidad.
  • Nuestro estado anímico se descontrola.

Ya conoces la  importancia de abrazar a tus seres queridos… Entonces es momento de comenzar a dar mínimo 6 abrazos al día así contribuyes con el bienestar de tu cuerpo, tu salud y tu interior.

cupon-abrazo